Inicio

¡BIENVENIDOS!

Y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados

Hechos 18:1-8

“Después de estas cosas, Pablo salió de Atenas y fue a Corinto. Y halló a un judío llamado Aquila, natural del Ponto, recién venido de Italia con Priscila su mujer, por cuanto Claudio había mandado que todos los judíos saliesen de Roma. Fue a ellos, y como era del mismo oficio, se quedó con ellos, y trabajaban juntos, pues el oficio de ellos era hacer tiendas. Y discutía en la sinagoga todos los días de reposo, y persuadía a judíos y a griegos. Y cuando Silas y Timoteo vinieron de Macedonia, Pablo estaba entregado por entero a la predicación de la palabra, testificando a los judíos que Jesús era el Cristo. Pero oponiéndose y blasfemando éstos, les dijo, sacudiéndose los vestidos: Vuestra sangre sea sobre vuestra propia cabeza; yo, limpio; desde ahora me iré a los gentiles. Y saliendo de allí, se fue a la casa de uno llamado Justo, temeroso de Dios, la cual estaba junto a la sinagoga. Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados.”

El apóstol Pablo sigue llevando el evangelio a lugares donde todavía no lo habían oído. Ahora llega a Corinto. Al llegar conoce a un matrimonio que va ser de gran bendición para su vida y su ministerio. Tenían el mismo oficio que era hacer tienda y empezaron a trabajar. Parte del tiempo la usaba para predicar el evangelio, enseñando y debatiendo. La otra parte de tiempo hacía tiendas.

Al venir Silas y Timoteo trajeron buenas noticias de los hermanos de Filipos, Tesalónica Y Berea y esto consoló a Pablo. También sabemos por otros versos que ellos le trajeron ayuda económica de estas iglesias fieles y por esta razón ahora se entrega por completo a la predicación. Este varón era incansable. Amaba predicar. Lucas resume su predicación en que el demostraba a los judíos que Jesús era el Cristo. Este era el punto central. Si los judíos lograban entender esta gran verdad no había tropiezo.

Pero los judíos se opusieron y blasfemaron. Con esa actitud es difícil persuadirles. Por eso Pablo se sacude los vestidos y les dice: “Vuestra sangre sea sobre vuestra propia cabeza; yo, limpio; desde ahora me iré a los gentiles.” Ellos estaban despreciando la gracia de Dios. Ahora dedicado de entero a los Gentiles van a ver más convertidos.

Y lo dice y lo hace. No era amenaza. La predicación ahora la hace en casa de uno llamado Justo y estaba al lado de la Sinagoga. La palabra de Dios es poderosa y cuando está en manos de hombres de convicción y valor como lo era el Apóstol Pablo y sus compañeros es de mayor influencia. Crispo el principal de la Sinagoga se convirtió al Señor con toda su casa. Este fue un golpe duro para los judíos.

Muchos Corintios se convirtieron a Cristo. Dice Lucas: Oyendo, Creyendo eran Bautizados:

Oyendo: El evangelio de Cristo.
Creyendo: Que Jesús es el Cristo.
Eran Bautizados: Aquí está la rendición del hombre a los mandatos de Dios.

 

(15/OCTUBRE/2019).

Gracias por visitar nuestro sitio

«Y Baruc hijo de Nerías hizo conforme a todas las cosas que le mandó Jeremías profeta, leyendo en el libro las palabras de Jehová en la casa de Jehová. » Jeremías 36:8.

«volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías. » HECHOS 8:28.

 

«leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo, » EFESIOS 3:4