Inicio

¡BIENVENIDOS!

EL PELIGRO DE LA INCREDULIDAD
Hebreos 3:12-13

“Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.”

El escritor de la carta a los Hebreos sigue enfatizando que Jesús es superior a Moisés. Y aunque Moisés fue fiel en la casa de Dios solo era siervo mientras que Jesús es hijo. Después el escritor enfatiza que no deben de endurecer sus corazones como el pueblo de Israel en la antigüedad que vagaron 40 años en el desierto y no entraron al reposo de Dios. Los que entraron a la tierra prometida fueron sus hijos los que ellos habían dicho que serían presa.

Siempre que una palabra termina con d, debemos de ponerle ojo como la palabra MIRAD. (Estas palabras nos indican que son mandamientos directos, como: ID, ORAD, BUSCAD). El está pidiendo que observen si entre ellos hay alguno que tenga su corazón malo de incredulidad y que esté en peligro de apartarse del Dios vivo. Este fue el problema en el pueblo de Israel, que había entre ellos muchos incrédulos y muchos que solo pensaban en la comida. Siempre es un peligro de desanimarse y volverse al mundo. Lo único que puede vencer la incredulidad es la FE. Y lo único que alimenta y fortalece nuestra FE es la palabra de Dios. Por eso el apóstol Pablo les dice a los hermanos en Roma en la carta a los Romanos 10:17: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”

Cada día nos debemos de exhortar con Palabra de Dios. El verso dice los unos a los otros. Cada hermano es importante. No solo es responsabilidad de los predicadores es deber de todos. Todos nos necesitamos unos a otros. Tengamos presente que Dios quiere a su pueblo unido porque así juntos podemos ayudarnos y apoyarnos unos a otros. Siempre que tenemos vida tenemos oportunidad de servir a Dios. El escritor dice entre tanto que se dice HOY. Y ahora el propósito de las exhortaciones y aprovechar cada oportunidad es para que el pecado no nos engañe ni endurezca nuestro corazón.

¿Cómo es que el pecado endurece? Es cuando el hombre pierde su sensibilidad por estar haciendo algo malo de manera continua. Es igual a tener cauterizada la conciencia. Todo pecado es un engaño porque promete gozo pero no nos dice las consecuencias que vendrán después. El pecado tiene tantos caminos y colores que necesitamos más ojos que los propios. El pecado parece justo, pero es vil; parece agradable, pero es destructivo; promete mucho, pero no cumple nada. Lo engañoso del pecado endurece el alma; un pecado permitido da lugar a otro; y cada acto de pecado confirma la costumbre. Que cada cual se cuide del pecado.

 

 

(20/JULIO/2019).

 

Gracias por visitar nuestro sitio

«Y Baruc hijo de Nerías hizo conforme a todas las cosas que le mandó Jeremías profeta, leyendo en el libro las palabras de Jehová en la casa de Jehová. » Jeremías 36:8.

 

«volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías. » HECHOS 8:28.

 

«leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo, » EFESIOS 3:4