“BERNABE HIJO DE CONSOLACIÓN”:

Hechos 4:36-37

 

Introducción: Uno de los libros más fascinante del Nuevo Testamento es el libro de los Hechos, nos enseña como el evangelio se expandió por todos los rincones habitados, (Hechos 17:6), los apóstoles demostraron el poder que el Espíritu Santo les dio en el día de Pentecostés haciendo grandes milagros. Nos narra que nació la iglesia del Señor, Hechos 2:47, tal y como EL lo había prometido en Mateo 16:18-19. Al venir muchos a Cristo fue en aumento también la necesidad de las cosas básicas como la comida y ropa; pero, nuestro Dios hizo nacer entre ellos un amor puro y sincero. Hechos 4:32-35, y es en este contexto que el Espíritu Santo nos narra a través de Lucas el escritor que un varón llamado José hizo el mismo gesto de amor, se despojo de su heredad vendiéndola y el precio que obtuvo de la venta lo puso a los pies de los apóstoles.

BERNABE MUESTRA SU BUEN CARÁCTER: Hechos 4:36-37.

No es cualquier persona que se va a despojar de algo, debe ser una persona de gran amor. Recordemos al Joven Rico, Mateo 19:16-30, no se imaginó la vida sin sus riquezas, la persona que pone su confianza en las riquezas materiales, esa persona no confía en Dios. Bernabé es un varón que puso su confianza en Dios y no lo pensó mucho al despojarse de lo que tenía. La Versión Biblia de las Américas dice en su margen: Estimulo o Exhortación. Esto sirvió de mucho estimulo. Este varón cumplió con 1 Juan 3:17-18.

Contrario a Bernabé, el matrimonio de Ananías y Safira vendieron su heredad, pero, lo que buscaban era la gloria de los hombres, (que la gente dijera: ¡Mira que buenos!, ¡Que Misericordiosos!), Hechos 5:1-11; ellos actuaron como los lideres religiosos en los días de Jesús: Juan 1242-43.

Hijo de Consolación, su carácter así lo identificaba.

En Hechos 13:4-12, el hombre que se hacia llamar: BARJESUS, (Hijo de Jesús), en realidad sus cualidades demostraban otra cosa, por eso el apóstol Pablo le llama: Bardiablo, (Hijo del Diablo).

Nuestro Señor Jesucristo les cambio los nombres a Juan y Jacobo, al ver sus actitudes vengativas que ellos tenían: Marcos 3:17, Lucas 9:51-56.

El termino hijo se usa para describir a aquellos que actúan de cierta manera:

Actitud mala: Hechos 13:10, Efesios 2:2.

Actitud buena: Lucas 6:35, Hechos 4:36, Romanos 8:14, Mateo 5:9.

BERNABÉ ESTUVO DISPUESTO A OÍR Y CREER A SAULO: Hechos 9:26-30.

El único que no sintió temor al ver a Saulo fue Bernabé, tuvo el valor de acercarse a él y oír su historia. Para todos los hermanos en Jerusalén Saulo era el símbolo de la persecución, pero para Bernabé fue una oportunidad para acercarse y conocer que le había acontecido. Aquí vemos de nuevo su gesto noble, no siguió la opinión de las mayorías, él quiso tener su propia opinión. Me gusta el verso que dice que Bernabé les contó a toda la iglesia la conversión de Saulo. Esa era la verdad, pero, en los labios de Saulo no tenía valor por su pasado, pero, la misma historia en los labios de un hermano amoroso como Bernabé tuvo vida e influyó para que los hermanos recibieran entre ellos a Saulo como su nuevo hermano y apóstol.

 

III. BERNABÉ EL EVANGELISTA: Hechos 11:19-30.

El evangelio se extendió por muchos lugares incluyendo Antioquia, cuando los hermanos en Jerusalén supieron esta buena noticia comisionaron a Bernabé a que fuera a fortalecer a esta nueva iglesia.

El Espíritu Santo nos revela otras buenas cualidades que tenía Bernabé: Era Varón Bueno, lleno del Espíritu Santo y de Fe. Por eso la iglesia creció más al llegar el.

Pero tiene otra buena cualidad: Le gusta trabajar en compañía de otros hermanos fieles. Él se acordó de su amigo y hermano Saulo y fue a buscarlo hasta Tarso y juntos al regresar hicieron un trabajo excelente. Que buen espíritu de compañerismo tenía Bernabé, no había en el espíritu de rivalidad o de competencia. Alguien que le guste tener el primer el lugar en la iglesia local no va querer sombra. Nuestro Dios determino revelar el nombre con que EL identificaría a sus hijos y es CRISTIANOS y se los dio a conocer en esta iglesia donde están trabajando estos dos varones fieles.

Cuando una iglesia local es bien enseñada con todo el consejo de Dios, solo oye de la necesidad en otro lugar donde hay hermanos fieles y se disponen a enviar ayuda.

De igual forma esta iglesia se interesó mucho en la predicación del evangelio en otros lugares, por eso los dos primeros viajes de predicación de Pablo los hizo desde aquí, fue a predicar y regreso a darle un reporte a la iglesia local. Hechos 13:1-3, Hechos 14:24-28, Hechos 15:30-41.

En el segundo viaje de predicación Bernabé quería llevar a Juan Marcos como compañero de predicación, pero a Pablo no le pareció correcto llevar a alguien que a mitad del camino en el primer viaje de predicación se les había regresado, Hechos 13:13.

BERNABÉ COMO MAESTRO PACIENTE: Hechos 15:30-41.

Es fácil ver las faltas de otros, lo que Juan Marcos había hecho no era correcto, pero Bernabé creyó oportuno darle otra oportunidad, tal y como él se la había dado a Saulo cuando este llego a Jerusalén.

Es también compresible porque entre él y este joven hay un lazo familiar Colosenses 4:10. Pero lo importante es saber que lo que se propuso Bernabé lo logro hizo un buen trabajo con Juan Marcos lo pulió para que fuera un buen evangelista, por eso el apóstol Pablo unos años más adelante dijo esto: Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio. Vea 2 Timoteo 4:11. Es bueno que sepamos también que Juan Marcos estuvo un tiempo con el apóstol Pedro, podemos Ver 1 Pedro 5:13. Y fue el escritor del libro de Marcos. Podemos ver que Bernabé hizo un buen trabajo con este joven.

Entre Pablo y Bernabé no hubo rencor, ni mala representación, cada uno se buscó un nuevo compañero de predicación y siguieron adelante.

En la carta a los hermanos Gálatas en 2:11-18, vemos que Bernabé fue arrastrado por la hipocresía del Apóstol Pedro. Es la única ocasión que vemos un error de Bernabé.

 

CONCLUSIÓN: En cada iglesia local necesitamos hermanos como Bernabé: Amorosos, dispuestos a toda buena obra, Buenos, llenos del Espíritu Santo, llenos de Fe, buenos maestros, dispuesto a predicar el evangelio, dispuesto a edificar a la iglesia local, paciente y dispuesto a ayudar a los necesitados. Y dispuestos a trabajar con otros obreros.

 

JAIME VÁSQUEZ.

jaimevasquez@runbox.com

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*