DIOS AYUDA AL HOGAR:

 (1 Reyes 17:8-16)

 

Una ilustración que a menudo se usa en la Biblia es la de pasar un objeto u algo por un horno. Pasar por el horno era una experiencia espantosa, pero lo que sobrevivía al horno era más fuerte y de mayor valor. Además de esa manera comprobaban la calidad del mismo. Si hoy hay algo de lo cual se puede decir que está pasando por un horno, ello es el hogar. ¡Los hogares que sobreviven son más sólidos! La palabra «Sarepta» significa «crisol» u «horno». Sarepta fue un horno para Elías. Especialmente, fue un horno para la viuda de Sarepta. En esta lección notaremos cómo Dios bendijo a aquel pequeño hogar de Sarepta y cómo Él puede bendecir nuestro hogar hoy.

LA PREOCUPACIÓN DE DIOS:

Regresemos a lo que sucedió antes de esta historia. Cuando el arroyo se seca, Dios envía a Elías a Sarepta (1º Reyes 17.8–10). “Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente. Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba.” Cuando el profeta llega allí, la viuda de la cual Dios habló a Elías, ¡está preparándose para morir! (1º Reyes 17.10-12.) “Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano. Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir.” Centrémonos en la viuda en esta lección. ¡Todo le ha salido mal en su vida! ¡Dios lo sabe, y Dios se preocupa! Dios se preocupa por todas las viudas “(Éxo 22:22 RV60) A ninguna viuda ni huérfano afligiréis.”“(Luc 7:12 RV60) Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad.”“(Stg 1:27 RV60) La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.” Dios se preocupa especialmente por esta viuda. “(Luc 4:25 RV60) Y en verdad os digo que muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando el cielo fue cerrado por tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en toda la tierra;(Luc 4:26 RV60) pero a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda en Sarepta de Sidón.” Cuales sean los problemas por los que esté pasando usted en su hogar, ¡Dios está al tanto, y se preocupa!.

LAS CONDICIONES DE DIOS:

Dios podía ayudar a este hogar porque:

Era un hogar generoso, el siguiente texto nos muestra como una viuda carente de las cosas necesarias para ella y su hijo, ellos son generosos. “(1Re 17:10 RV60) Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. (1Re 17:11 RV60) Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano.” Véase el texto de “(Mat 10:41 RV60) El que recibe a un profeta por cuanto es profeta, recompensa de profeta recibirá; y el que recibe a un justo por cuanto es justo, recompensa de justo recibirá.(Mat 10:42 RV60) Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa.” Lo que esta viuda hace es loable, porque demuestra ser un hogar generoso y además está recibiendo a un profeta.

Era un hogar de fe. “(1Re 17:12 RV60) Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir.” “(Sal 37:5 RV60) Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.” El salmista muestra que aquel que se encomienda a él, es muestra de su fe. “(Mat 15:22 RV60) Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. (Mat 15:23 RV60) Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. (Mat 15:24 RV60) El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. (Mat 15:25 RV60) Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! (Mat 15:26 RV60) Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. (Mat 15:27 RV60) Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. (Mat 15:28 RV60) Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.” El ejemplo de este versículo, se ve claro que la fe de esta mujer cananea fue suficiente para que Jesús sanara a su hija.

Era un hogar obediente y desinteresado “(Flp 2:3 RV60) Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo”.

EL COMPROMISO DE DIOS:

Cuando Elías pidió a la viuda que primero le hiciera a él una torta, le habló del compromiso de Dios. “(1Re 17:14 RV60) Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra.” Dios cumplió el compromiso. “(1Re 17:15 RV60) Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días. (1Re 17:16 RV60) Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías.” No había gran variedad en la dieta de ellos, pero no hay duda de que eso no importó a la viuda. ¡Las necesidades de su familia estaban siendo atendidas! «Ser bendecido no es tener lo que uno desea, sino lo que uno necesita». Si usted es cristiano y es la clase de persona de la cual hemos hablado, Dios también ha hecho ciertos compromisos con usted y su hogar. Muchas de las promesas de Dios suenan parecidas a la promesa que Él hizo a la viuda: “(Luc 6:35 RV60) Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos.” Aunque nos resulte difícil al comienzo, debemos considerar nuestro galardón. “(Mat 25:34 RV60) Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.(Mat 25:35 RV60) Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis” “(Mat 25:40 RV60) Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.” Al hacer esto con uno de lo más pequeño, Jesús menciona que lo hemos hecho a él. En relación con las necesidades diarias del hogar, tenemos esta promesa: “(Mat 6:33 RV60) Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Dios no nos provee hoy de modo milagroso como proveyó en los días de Elías, pero nos provee de modo igualmente real. ¡Dios todavía se preocupa por los Suyos! ( Véase Isaías 41:10).

 

 

Adaptado por: Manuel López Lira

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*